martes, 2 de julio de 2013

Historia de Carrizal (XIV). Quebradas y caminos de Carrizal

CRÓNICAS DE LAS COMUNIDADES
CARRIZAL EN LA HISTORIA (XIII)

Por la plaza Las Américas se abre camino la carretera que conduce a San Diego.  Antiguamente era un camino serpenteado que remontaba la orilla de la quebrada más extensa y larga del municipio Carrizal, que corresponde al río o quebrada del mismo nombre.  Esta quebrada nace de dos manantiales, provenientes del piedemonte del sector Llano Alto, al noreste de la Escuela Granja y al sur de la comunidad Barrialito. En su curso recibe los vertederos que siguen: Quebrada Yerbabuena (constituida por los riachuelos de Barola y Las Peonías), Los Pozotes, Corralito, San Pablo, Santa Isabel, que derivan a su vez de las nacientes Los Altares y Guarataro, Aquilino y el Hondón de Pan de Azúcar. La quebrada Carrizal, desemboca luego de su largo recorrido en el río San Pedro, entre los puntos de Zenda y Carrizalito, de la Carretera Los Teques- Antímano, para  reunirse con el río Macarao para posteriormente formar el río Guaire.
Camino de Barola a Los Budares
Otro de los caminos de Carrizal, salía desde la "pata" de un árbol que se conocía en aquel entonces como “El Lechero” ubicado en los "Malabares", junto a la referida plaza Las Américas, y bordeaba la falda de un cerro anteriormente llamado “La Chancleta”, sitio hoy llamado Calle la Dificultad, lleno de casas por cuya cuesta y costados se llega a Barola, Barrialito, Lomas de Urquía y los Budares.  Por allí el camino se viene en picada hacia San Antonio de los Altos y atraviesa Don Blas.
De allí de San Antonio había otro ramal que desde Las Minas, venia por las haciendas de café que atravesaban San Vicente y Santa Isabel, cerca de la Urbanización Club de Campo y desde allí iba al otro lado de la montaña, faldeando Altos de Pipe para caer en Las Adjuntas.
El principal camino de la población era el que conducía a Los Teques, que es el mismo  por donde pasa la carretera actual, sólo que contaba con más curvas y pendientes hasta salir a Corralito. Anteriormente lugar despoblado, hoy colmado de fábricas, casas, quintas y los sectores “Sal si puedes”, “matadero Carrizal”, la entrada a las comunidades “La Ladera”, “José Manuel Álvarez” y “Amigos Reunidos”.
Antes de poblarse el sector Corralito, se hacía una parada obligatoria, en la pulpería de Eduardo Bermúdez, sitio que tenía detalles de ser una ranchería; por allí pasaba  el ganado que llevaban o volvían de Carrizal a los Teques o viceversa.
Actualmente el sector es el epicentro de una vida comercial e industrial muy activa, y lo que anteriormente resultó ser una “Alcabala”, hoy es un suntuoso centro comercial, que podemos considerar como el más grande de los Altos Mirandinos, llamado Centro Comercial La Cascada.
Anteriormente el sitio estuvo poblado de quintas, lo que fue la primera avanzada en el desarrollo del pueblo; posteriormente cuando comenzaron a construir la carretera, empezaron a cederle el puesto a las fábricas.
Las lomas que constituían éste maravilloso paisaje estaban colmadas de carrizos, cebadilla y paja brava, sustituidos posteriormente por pinares y fábricas.
Centro Comercial La Cascada
El otro camino antiguo que conducía a los Teques y por ende a Caracas, era el que subía por el cerro Pan de Azúcar y de allí bajaba a los Teques por el sitio que hoy conocemos como Barrio el Nacional.  Por muchos años fue arteria de tráfico y comunicación con esta localidad.
A finales de los años cuarenta y mediados de los cincuenta, una nueva urbanización de montaña pasaba a engrosar la oferta de posibilidades urbanísticos a disposición de los caraqueños de la época. Era la urbanización Colinas de Carrizal la cual contaba entre sus atractivos con un clima fresco, de agradable temperatura templada y una hermosa laguna sembrada de peces que le conferían un encanto especial a la nueva zona a poblar.





Publicar un comentario