lunes, 18 de agosto de 2014

Bol. 7 / Sept. ´02. Las Minas de Carrizal

LAS MINAS DE CARRIZAL


La actividad minera siempre estuvo en la mente de los conquistadores, acicateada por un afán de lucro a toda costa y por una gran ambición de riquezas por parte de la corona española. La leyenda de El Dorado siempre los movía en esa dirección. El conquistador sabía de la existencia de minas de oro a través de los collares y adornos que exhibían los indígenas.
Los mineros, siempre en busca de oro, hurgaban en todos los lugares donde ubicaban minerales de pirita y calcopirita (sulfuros de hierro). En las elevaciones de las montañas de la costa, abundan sulfuros y polisulfuros.
Lo cierto es que en los Altos Mirandinos, los españoles llegan a conseguir vetas de oro hacia la Quebrada Santa María, Carrizal. La actividad se debe haber desarrollado en los siglos XVII, XVIII Y XIX. Se conoce por la descripción de los lugareños, que hay alrededor de 20 bocaminas, lo cual indica que hubo buena producción de oro. Lo más probable es que estos túneles no se comuniquen entre sí ya que son de escasos metros de longitud Hoy día, todas las bocaminas están tapadas por derrumbes.
 En la Quebrada Santa María hubo un sitio de molienda y pulverización de roca aurífera y en ese lugar, hoy, está ubicada una pequeña finca vaquera propiedad de la familia Trujillo, lo cual señala que la actividad minera fue importante.
            Hay que recordar que todos los minerales que se encuentran por debajo de los dos metros de profundidad, pertenecen POR LEY al estado venezolano.
            Las rocas que afloran en el lugar corresponden a la formación Las Brisas y a la formación Las Mercedes, del grupo Caracas, de edad mesozoica inferior y yacen sobre un basamento      de origen paleoz6ico, denominado Complejo de Sebastopol.





Bibliografía: 
Léxico Estratigráfico de Venezuela. 1960. 
Conversaciones con los lugareños

Trabajos de Campo en el área
Publicar un comentario