viernes, 27 de marzo de 2015

Uquira o Urquía. Esposa de Guaicaipuro.


UQUIRA

            Fue Uquira la esposa más joven de Guaicaipuro.  Valiente jovencita de estirpe caribe, posiblemente proveniente de los Cumanagotos, tribu oriental aguerrida, con quienes Guaicaipuro mantenía fluidas comunicaciones. 
            De acuerdo a las crónicas revisadas, se trataba de la esposa preferida del líder, quién la mimaba con presentes de frutas, pieles, plumas, flores, semillas y colorantes. 
Uquira se une a Guaicaipuro en momentos de la juventud de éste, mientras que ella era una jovencita adolescente.  Las otras esposas la respetaban porque era una mujer tan aguda como inteligente, rápida de mente y hábil en el combate, al cual no rehuía.
Se cuenta que participó en varios combates para detener a los españoles en su intento de conquistar los Altos.  Era de belleza especial y más de un invasor pagó con su vida la osadía de intento de violación en su contra.
Cuentan algunos cronistas que al momento del ataque a Guaicaipuro para darle muerte, Uquira intentó avanzar desarmada hasta el escenario  de la pelea, para morir con su amado jefe y esposo.
Una leyenda asegura que ella cayó en manos de los españoles y prisionera la condujeron junto con otras indígenas a Caracas, de donde huyó cuando los partidarios de Guaicaipuro atacaron a sus carceleros.
Algunos historiadores opinan que ante la muerte heroica de Guicaipuro optó por suicidarse.  Otros no mencionan con certeza lo que ocurrió con ella luego que Epoima y otros caciques  la rescataran y la escondieran en un lugar secreto.
Se menciona su desaparición como un misterio; la imaginería popular y el pensamiento mágico-religioso la trasmutan en un paují copete de piedra o pava de monte.
Cautiva la lectura de la vida de Uquira la cual discurre entre la belleza autóctona, la picardía femenina, inteligencia y profundidad de pensamiento, lo cual honra la mujer venezolana.  Por tal motivo recomiendo el nombre de Uquira para nominar el nuevo pre-escolar “Simoncito” en la comunidad Gran Colombia de Carrizal.

GUAICAIPURO Y UQUIRA

“La primera vez que la vi  fue en el momento de ascender a Cacique. ¿Me miró con esperanzas o la vi con deseos?  ¿Mi sangre marcho entonces como torrente de lava, encendiendo una pasión de tigre o de palomas en arrullo.  Sus ojos candentes eran como brazas que traían agonía al verme. Yo le veía los senos revolotear entre la brisa y la hojarasca. Un ardor broto en mi carne y fui tras la sombra de abultadas caderas que abrían la oscuridad. Exaltaban la lujuria y traían pasión con fuertes palpitos del corazón. Nos amamos bajo la luna. Nos amamos bajo el sol. Con la llegada de ese tal Diego de Losada nuestro amor vive en la desesperación. La muerte ronda. Las lágrimas abundan. Pero Urquia es de seda y es de pasión, en las caricias y en sus miradas. Y con su inteligencia aguda la estrategia es precisa: tengo que vencerlo”

UQUIRA IRREDUCTIBLE

Hace pocos días mientras Epoima  y sus capitanes cazaban y buscaban raíces y tubérculos silvestres, los peninsulares al mando de Francisco de Maldonado, tomaron el poblado de Cuguaime. Raptaron las mujeres y hasta los niños de pecho. Dentro de las mujeres raptadas estaba Uquira. Admirado Maldonado por su belleza   la ato fuertemente a las otras mujeres, no sin antes emplearse a fondo para contener la fiera defensa de Uquira, con forcejeos, dentelladas y varios intentos de huida. Al regreso de Epoima los ancianos y niños que lograron escapar a la agresión, contaron los sucesos al cacique. De inmediato Epoima organizó el rescate. Varias incursiones al sitio de reclusión  no dieron fruto, por la cerrada vigilancia de sus carceleros.. Cuenta la leyenda que mientras estuvo cautiva no comió ni bebió. Siempre tratando de escapar. Epoima y sus valientes también cayeron ante la emboscada de los peninsulares. En una noche de torrenciales aguaceros el cacique Caguáime con su  gente de confianza atacó el sitio de reclusión,  mataron a los guardianes y rescataron a Uquira  y las otras damas y niños. Caguaime fue astuto y escondió a Uquira en un lugar donde no llegaron los españoles. La mantuvo escondida durante meses. Frustrados los esfuerzos de los invasores por recapturar a Uquira decidieron atacar a Caguàime y sus capitanes. En una cobarde emboscada mataron al cacique y buena parte de sus aguerridos. A una de las esposas de Guaicaipuro la torturaron hasta que lograron saber el sitio del escondite. La obligaron a llevarlos al lugar donde estaba Uquira quien al escuchar voces extrañas decidió encumbrarse en las profundidades de la cueva donde no pudieron llegar los secuestradores.  En su lugar encontraron a una pava de monte o paují copete de piedra. Creyeron que Uquira se había trasformado en esa ave hermosa. Nunca más se supo de ella.  Nadie sabe si logró escapar para siempre o si murió en  el intento.  La imagineria popular considera que Uquira invocó un acto mágico para su transformación en ave excepcional, de nuestra floresta.


BIBLIOGRAFÍA
·         Serradas, Luís Adrián, Laydera V., Aníbal, Mora V., Marcelino, Rojas Gisela. Documentos Fundamentales de Carrizal, 1999.
·         MacPherson, Velasco.  Diccionario del Estado Miranda 1989.
·         Febres Cordero, Rafael M., El hermano Nectario María, 1989.
·         Laydera Villalobos, Aníbal.  Evolución de los Teques. 1987.
·         Rivero, Emilsen. (Poeta). Material de Internet




Publicar un comentario