martes, 14 de abril de 2015

Acuario Agustín Codazzi

ACUARIO AGUSTIN CODAZZI

El Acuario "Agustín Codazzi" es una institución sin fines de lucro, cuyo objetivo principal consistió en dar a conocer la gran diversidad de peces que viven en los ambientes de agua dulce de Venezuela, sus hábitos y costumbres.
Fue donado por el Dr. Inocente Palacios a la Escuela de Biología de Universidad Central de Venezuela, el día 07 de enero de 1959, en la Urbanización Colinas de Carrizal.   No obstante, su funcionamiento comenzó realmente en el mes de Abril del año 1960.
Su primer Director Encargado, fue el Biólogo Franz Weibezahn, quien a través de exhibiciones de peces de nuestros ríos y lagos en el Acuario, por medio de sus leyendas y además mediante charlas y conferencias ilustradas, dio a conocer e informar sobre los aspectos biológicos, ecológicos y etnológicos de los peces allí alojados.
Tan pronto la Escuela de Biología de la U.C.V., aceptó la Donación, comenzó a organizar con la ayuda del Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico, un laboratorio anexo, en el cual se llevaron estudios e investigaciones en taxonomía, zoogeografía, morfología, fisiología, bio-ecología y patología de los peces dulceacuícolas neotropicales de Venezuela.

La obtención del equipo e instalación del Laboratorio de Ictiología, como se le llama, se finalizó el 28 de julio de 1960, fecha desde la cual se efectuaron estudios e investigaciones en las actividades mencionadas.
Originalmente, la exhibición ofreció una muestra de casi 100 especies, colocadas en 30 tanques de diferentes capacidades y 32 peceras, distribuidos en una galería elíptica.
Durante el recorrido se pudo observar: Cachamas, Coporos, Bagres Rayados, Valentones y Pavones especies muy apreciadas por los consumidores gracias a su deliciosa carne. También encontrará Caribes y Tembladores peces "peligrosos" y "dañinos" según relatos, leyendas y anécdotas populares, pero que juegan un importantísimo papel en la dinámica ecológica de los ecosistemas acuáticos. También hubo peces Neones, Tetras, Lápices, Escalares, Cara de Caballos, Mochorocas, etc., con su extraordinaria gama de colores y formas que los convierten en peces ornamentales muy solicitados.  Además de estos peces, el lugar también albergaba monos, guacamayas y muchas áreas verdes las cuales servían de esparcimiento a los visitantes.
Luego de muchos años en total abandono, tras una crecida del río, el cual arrasó con “casi toda” el área del acuario y las peceras allí existentes, surge  la necesidad de que éste “Patrimonio”, sea por fin rehabilitado y reabierto al público para beneplácito de todos los habitantes de Carrizal y zonas circunvecinas, estudiantes y amantes de la naturaleza.



Publicar un comentario