miércoles, 15 de abril de 2015

Comunidad "Barola" (II)

  RESEÑA HISTÓRICA DE BAROLA (II)


Fotografía Aérea Barola (Google Earth)
             La localidad de Barola limita por el norte con Lomas de Urquía y Loma Gorda, por el sur con la Yerbabuena, por el este con El Pinar y por el oeste con el sector Las Américas.
            Las condiciones climatológicas y ambientales hicieron posible la migración hacia la comunidad de Barola, que anteriormente contaba con una población de siete familias fundadoras y actualmente cuenta con aproximadamente Diez Mil (10.000)  habitantes.
            Para efectos de zonificación, Barola es un área que ha crecido arbitrariamente, sin ningún tipo de planificación.  En su mayoría son terrenos municipales que se encuentran en las cimas de las colinas bordeadas por pendientes, las cuales dificultan el desarrollo urbánico de la comunidad.   
            Los datos señalados en las encuestas indican que el 70% de la población, habita en viviendas en condiciones adecuadas.  Cuentan con servicios de luz, agua, aseo urbano y teléfonos, entre otros.  Un 10% de la población habita en ranchos, el 90,3% de los habitantes poseen vivienda propia y un 6,7% vive alquilado.  
            Anteriormente la base de la economía para la comunidad la constituían los cultivos de café,  naranjos, cambur, vegetales y la cría de aves de corral.
            Con el paso de los años, las familias fueron aumentando su base económica y el sector se fue transformando.  Fueron desapareciendo los cultivos y en su lugar se instalaron granjas polleras, conejeras y un matadero de aves, pertenecientes en su totalidad a personas de origen extranjero que se residenciaron en la zona.  
            A partir de 1961 la actividad económica cambió de agrícola a industrial, permitiendo el desarrollo de industrias textiles, de alzado, colchones, electromecánica, de alimentos y de muebles, todo esto aunado a un desarrollo comercial que dio paso a la ocupación de un alto porcentaje de mano de obra especializada en la producción de bienes y servicios, tanto para la exportación como para  el consumo interno, elevando de esta forma el nivel social y económico de los pobladores de Barola y por ende del Municipio Autónomo Carrizal.
            La vegetación predominante es típica de las zonas tropicales templadas.  Presentan las siguientes características: bosques de galerías de tipos húmedos premontaños, pajas de páramos en la parte más alta y vegetación xerófila hacia el sur en los lugares más agrestes y descarnados.  Esta localidad posee suelos fértiles de poco espesor, las cuales son adaptadas por el hombre en los diferentes tipos de cultivos, lo que trae como consecuencia la erosión de los suelos.  El relieve de la zona es bastante accidentado, ya que es propio de montaña, con abundante vegetación donde predominan las pendientes y los barrancos.
Barola-Sector Los Cordovés
            El clima de estas hermosas colinas dependen principalmente de dos factores: altitud y latitud.  La primera determina que a mayor altura menor temperatura y la segunda nos ubica en la zona intertropical.  Otros factores influyen en el clima de esta localidad son  las precipitaciones, la humedad y la vegetación. 
            La fauna según comentarios y relatos de los fundadores y habitantes de la comunidad, es rica en variedad, ya que  abundan infinidades de especies tales como sapos,  rabipelados, ardillas, lechuzas, zamuros, iguanas, colibríes, gorriones, mapurites, acures, ratones, perezas, tucusitos, arrendajos, azulejos, reinita, guacharacas, cucaracheros, palomas, además de una variedad de insectos y serpientes tales como tigras, bejucas y otras.  
            El subsuelo contenía abundante agua lo que originaba hermosos y refrescantes manantiales, los cuales eran utilizados para el consumo humano.                                      
Hoy todavía existen abundantes reservas de agua subterránea y pequeñas quebradas.    
            En sus inclinaciones hacia Buena Vista, nace la quebrada Barola, con una vertiente hacia Carrizal y sigue la vía hacia el sector La Yerbabuena, y también nace la quebrada de la Yerbabuena.

            La flora está conformada por guamos, aguacates, café, manzanillo, guayabo, bosque de galería, pajas de páramo, plantas xerófilas, lecheros, cayena, coquetas, papagayo, orquídeas, higuerón, urape (cascos de vaca), y vegetación silvestre entre las cuales se destaca la chircha, diente de león, jarrillo, árnica montícola, hierba luisa, llantén y otros. 
Publicar un comentario