viernes, 24 de abril de 2015

Comunidad "Brisas de Oriente"

COMUNIDAD "BRISAS DE ORIENTE"




En una conversación que sostuvimos con los directivos de la Asociación de Vecinos de “Brisas de Oriente”, Héctor Pompa, Marcelo Abreu, Mauricio Romero y el presidente anterior Domingo Vásquez,  la comunidad más grande y populosa del Municipio Carrizal, nos cuentan que la misma se formó más o menos a finales de los años sesenta y principio de los setenta, a través de invasiones realizadas por un grupo de familias, quienes al verse sin vivienda, optaron por ocupar éstos terrenos que aparentemente eran propiedad de los Bravo ó de los Bertorelli y eran cuidados por un portugués de apellido Cañas y un italiano de nombre Pascual que ya habitaban en el lugar. 
Antes de sus inicios, había un convento pero al llegar las invasiones, desapareció.  Para ese entonces el lugar se llamaba “Guaicoco”, pero después su nombre fue cambiado a “Brisas de Oriente”, debido a la gran canidad de orientales que arribó al lugar.
Es una comunidad que se formó por sectores y entre las primeras familias que llegaron podemos mencionar a los Vásquez, los Romero, los Vívenez, los Ochoa, los Mijares ,los Gil,  los Zuniaga, entre otras en la” calle principal”; los Alcalá en “Las Piedras”; después fue la señora Josefina, los Terán, los Pérez y Lucio Grimán en “La Cruz”, los Blanco en “La Cuadra”, y posteriormente se fueron formando otros sectores como “Fila I, Fila II, la Barraca, el Plan, los Cerotes, Chorritos I y II y así sucesivamente. 
Originalmente no había carreteras hacia ninguno de los sectores, pero las vías fueron abiertas por los Jeep que penetraban los caminos apenas surcados.  En el sitio donde hoy se encuentra la U.E. “Andrés Bello” había un bar al lado de la casa del señor que cariñosamente le llaman “El Patrón”; había un cerro alto que le decían “El Papelón”, por su forma cónica, al que después fueron rebajando e hicieron al lado, una cancha de bolas y después la escuela.
Hubo derrumbes que dejaron algunos sectores de la comunidad sin comunicación, ya que según nuestras fuentes es una zona muy inestable desde el punto de vista geológico.
En cuanto a los servicios públicos, nos cuentan que la electricidad llegó casi en el año 71 y en la casa del señor Santoro funcionaba una oficina con dos secretarias para atender las solicitudes de todo el sector.  Los primeros recibos los cobraban a razón de Bs. 15,oo por familia.  En cuanto al agua se abastecían de dos manantiales que bajaban por la comunidad y a los sectores que no se surtían con ellos les era suministrada por camiones que llevaba un señor de apellido Perdigón, que según recuerdan “mascaba mucho chimó”; en los mencionados repartos de agua, se hacían largas colas que eran aprovechadas por los vecinos para las tertulias.
Había una fábrica de perfumes en la entrada, donde hoy están los golfeados y era precisamente allí donde los vecinos hacían sus compras.  La primera bodega fue la del Sr. Antonio popularmente conocido como “El Perro”, en la calle principal y luego la del Sr. Calzadilla en la Calle Guaicaipuro.
En las zonas aledañas había tigritos, lapas, venados, culebras y según nos cuentan había vecinos que contaban que habían visto a “la sayona”, o la habían oído llorando o gritando.
Recuerdan también los vecinos, dos hechos sangrientos que conmovieron la comunidad y se trata de las muertes de los trabajadores Edgar Gallo, en febrero del año ’77 a manos de agentes policiales en el sector el Mango y de Ángel Jesús Rodríguez, camillero del Pérez Carreño quien murió apuñaleado el 13 de diciembre del ’81, por unos maleantes del sector en la subida hacia La Cruz.
En la actualidad, es una comunidad con cuatro sectores: El Plan, que se subdivide en: los guajiros, los gochos, los orientales y Platanote; El mango se subdivide en: Los cerotes, chorrito II y las piedras; La cruz se subdivide en: La cuadra, calle principal, fila l, fila II y la torre y Parte Central que se subdivide en: Chorrito I, La Capilla, Guaicaipuro, Guaicoco y las barracas.
Con sus treinta y tres años, ésta comunidad ha contado con los siguientes dirigentes vecinales: Pedro Hernández Terán, Leopoldo Presilla, Pedro Huise, Miguel Zuniaga, el Sr. Galíndez, Hermenegildo Calzadilla, Julián Alcalá, Antonio Alcalá, Domingo Vásquez y actualmente Héctor Pompa.
Según el señor Héctor Pompa, hay muchos planes futuros para ésta comunidad en constante crecimiento; está planteado realizar un censo poblacional para determinar la actual población de la comunidad.
Son muchas las cosas que hay que escribir, anécdotas que contar e historias que plasmar de ésta populosa barriada carrizaleña, pero por razones de espacio, preferimos dejarlas para futuras entregas.

Desde nuestra oficina, felicitaciones a todas las familias de Brisas de Oriente y armonía y luz para sus dirigentes.
Publicar un comentario