jueves, 30 de abril de 2015

Comunidad "La Yerbabuena"


BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LA
COMUNIDAD YERBABUENA




La Yerbabuena es una comunidad del Municipio Carrizal del Estado Miranda que limita con Barrio Bolívar, Barola, Lomas de Urquía y Los Hidalgos. Según se desprende de la historia de la comunidad, una de las primeras personas en llegar al sector fue la señora Carmen Esperanza Pérez, quien vive en el sector la entrada desde hace aproximadamente 70 años;  posteriormente se fueron integrando los vecinos Juana Acosta, Víctor Corrales, Apolinar González, Brígida de Alfonso, Carmen Bueno, Gilberto Zambrano, Daniel Marín, la familia Aguilar y la familia Hernández; sucesivamente se fueron incorporando familias a los diferentes sectores que hoy conforman ésta Comunidad. En principio, como casi todas las comunidades de Carrizal, todo era verdor y entre su zoología abundaban pecaríes, ardillas, rabipelados, culebras, guacharacas y otras aves.   Evidentemente cuando empezó a crecer la comunidad, carecían de todo tipo de servicios públicos.  Tomaban el agua en el pozo que estaba en la entrada, de un manantial que venía de la Escuela Granja y que surtía la Yerbabuena y Carrizal; pero luego que empezaron a construir más casas el manantial se contaminó.  Posteriormente, entre todos los habitantes hicieron un tanque y abrieron caminos, lograron la instalación de los postes del alumbrado, la colocación de tuberías para aguas negras que primero fueron de plástico y luego de cemento para cada sector. En el sector La Montaña, el dueño de las parcelas, Sr. Zacarías Billota, instaló una bomba hidroneumática y dio a cada dueño de parcela que vendía, el derecho a estar conectado a dicha bomba;  en el año ’77, el I.N.O.S., colocó un hidrante en la entrada para surtir a la comunidad.
 Recuerdan los habitantes del sector, las empanadas de la señora María Marín, las cuales se hicieron famosas en los juegos de bolas criollas de “Las Estrellas de Miranda” y “Las Indias de Miranda”, equipos liderados por la señora Cristina Serrano, quienes representaron al Estado Miranda en varios juegos nacionales; También recuerdan a Alberto Cartaya, “culebra”, muy querido en el barrio y recordado por ser vendedor de helados.  Hay una anécdota que también rememoran los habitantes de la comunidad, y es que en el tiempo en que era carretera de tierra, paralelo a las clavellinas, había mucho bambú, y frente a la casa de Daniel Guevara, aparecía un espanto que no era más que Emilio Alayón, quien con una gabardina negra de su papá, asustaba a los transeúntes en horas nocturnas;  también se comentaba que la sayona ó la llorona bajaba montada en un caballo con cadenas, pero que todos sabemos que esto forma parte de la imaginería popular.
Por ser una comunidad con zonas montañosas, ha corrido con el riesgo de derrumbes,  y gracias a la Gobernación del Estado, a la Alcaldía y a las gestiones realizadas por vecinos del sector, tales como: María Mujíca, Jesús González, Hilda Díaz, Omaira González, Rodulfo Vásquez, Elpidia Hernández, Melia Licha, Carmen González, Lady Acosta, Zoraida Quero, Adelina Aguilar, Carmen Bueno (difunta), entre muchos otros vecinos organizados y unidos han logrado la solución de sus problemas y necesidades.  Tal es el caso de la cancha múltiple de la comunidad la cual fue lograda gracias al empeño y tesón de los vecinos.
 Hoy día es una comunidad dividida en seis sectores: Las Quintas, Los Aguilares, Los Campellos, La Escalera, El Tanque y La Montaña y subdividido en sector Cariagua, ubicado en los Campellos; cuenta además con fábricas de lámparas, coletos, vitrinas, galvanizados, textiles, ferretería, carpintería y taller mecánico.  ¡Congratulaciones a tan pujante comunidad carrizalense!
           
                                   
           




Publicar un comentario