jueves, 16 de abril de 2015

Entrevista al Sr. José Barbera

ENTREVISTA AL SR. JOSÉ BARBERA

En esta oportunidad tuvimos la oportunidad de conversar con el Sr. José Barbera y nos informó que nació en Macoruca, Estado Falcón, un caserío cercano a la Vela de Coro.  Desde muy temprana edad, a los 8 años, decidió irse del caserío escondido de sus padres y hermanos, dado que en el lugar no había donde estudiar y el progreso estaba muy distante.  Un buen samaritano, el Sr. Hilarión Peña lo amparó y le enseñó a leer y a escribir con un Libro Mantilla que costó “un real y cuartillo”, en la ciudad de Coro.
            A los 16 años se fue al cuartel con otros jóvenes que deseaban el progreso y se vinieron de esa ciudad a la capital en el gobierno del general López Contreras; el Comandante General del Ejército era Isaías Medina Angarita.  En el ejército duró tres años y medio; salió con la jerarquía de Sargento 2º y se unió a las Fuerzas Armadas de Cooperación, ubicada en La Quebradita, Caracas.  Allí logró el grado de Sargento 1º.  Lo enviaron de comandante a Churuguara, en el estado Falcón, posteriormente a Mérida y a muchos otros puestos.
            En una visita a su ciudad natal, conoció a Margarita Miquelena de quien se enamoró y con quien subsiguientemente se casó.
            Se mudaron a la zona central del país en el gobierno de Pérez Jiménez, cuando la mano de obra se hizo necesaria en la capital debido a las obras que se adelantaban.  Se residenció alquilado en La Bandera donde nació su primera hija.
            Se hizo necesaria una vivienda propia e intentó vivir en Charallave, Santa Teresa y Cúa y allí encontró a una   persona   quien   le    recomendó   los    Altos      Mirandinos para conseguir vivienda, por lo que procedió a trasladarse con su familia, en un jeep que tenía a estos predios.  El clima era nublado y en los caminos de tierra, el capin melao y el carrizo se hacían sentir.
            Al llegar a Los Malabares, observó una casa y una quebrada que pasaba por el frente, siguió quebrada arriba y vio un terreno que consideró le podía ser útil.  Al frente pasaba otra quebrada que venía de Barrio Bolívar y se encontraba con la de la Yerbabuena.  En el sector estaba la casa que pertenecía al señor Juan Lozano y decidió instalarse en esos campos.  Entre los animales silvestres; predominaba la guacharaca.

            Conoció al profesor Francisco Palacios en el ejército y un día lo encontró en Los Teques.  Se entrevistó con él y quedaron en verse en Carrizal, en la casa del prof. Palacios, ubicada donde hoy funciona la U.E. “José Manuel Álvarez”, en donde juntos comenzaron a luchar por el crecimiento educativo y cultural del municipio.  Hicieron posteriormente las diligencias pertinentes para la concesión de la Casa Municipal de la Cultura, a través de la Jefe Civil de Los Teques, a quien le manifestaron su inquietud y quien le entregó la orden del terreno para hacerla.  En dicho terreno había una casita pequeña en la cual el profesor Palacios empezó una escuelita y conjuntamente con el Sr. Barbera, Lina Luongo, Luisa Betancourt, comenzaron a trabajar.  Con los padres de los inscritos, hacían paseos para adquirir recursos para la construcción de una edificación.  La Jefatura también hacía un pequeño aporte para ello.  Lucharon mucho para la construcción del Ateneo de Carrizal hasta que lo lograron.

           Le solicitamos al Sr. Barbera que nos diera un mensaje para la juventud del municipio, y presto nos contestó: “Hay algo que está dañando mucho a la juventud y es la droga, hay que tomarle interés a esto ya que Carrizal siempre ha sido un pueblo sano.  No se sabe cómo y de qué manera llega la droga a los muchachos.  Me imagino que son elementos extraños que la traen y la dejan en la juventud.  Pero todos debemos trabajar para eliminar este mal”.
Publicar un comentario