martes, 7 de abril de 2015

Propietarios de tierras en Carrizal (II)

PROPIETARIOS DE TIERRAS EN CARRIZAL (II)


De la misma manera que los Biord, la familia Ochoa logró su consolidación como arrendatarios de los terrenos de Carrizal y San Antonio de los Altos y como propietarios de los terrenos adquiridos por compra de los mismos a los herederos del señor Encarnación León.
Originalmente, todos esos terrenos pertenecían al señor Encarnación León, el terrateniente de mayor ascendencia en la zona a mediados del siglo XIX.  Al fallecer éste en el año 1887, se los deja en herencia a su esposa Josefa Crespo de León y a su hija Elvira León de Sánchez, quienes a su vez dividen sus partes y las valúan.
Estas propiedades, constaban de dos haciendas denominadas “Los Pintos” valorados en 1.200 Bolívares, y la Hacienda “El Gavilán”, adquirida originalmente por Encarnación León, por compra que hizo las señoras Vegas, siendo el valor 6.000 Bolívares. En la posesión “Gavilán”, existían dos cafetales valorados en 2.400 Bolívares, uno, y el otro radicado en el lugar denominado “Perinola”, valorado en 2.000 Bolívares.
En “Los Budares”, se declara un derecho de terreno que fue comprado por Encarnación León, al señor José Manuel Rodríguez, valorado en 1.800 Bolívares. Asimismo, adquirió la posesiones de café denominada “La Guadalupe”, la cual fue valorada en 8.800 Bolívares;  la llamada “Landa” que le hizo al Dr. Manuel María Landa, y que para el momento de la transacción constaba 8.800 Bolívares; Potrero del Medio, comprada a Ramón Mijares años atrás, valorado en 800 Bolívares y “La Llanada” comprada a las señoras Vegas por la cantidad de 2.800 Bolívares.
La magnitud de estas propiedades es tal, que todo fue valorado en 63.320 Bolívares que, divididos por la mitad tocaba a Josefa Crespo de León la cantidad de 31.660 Bolívares y a Elvira León de Sánchez, la otra mitad.
La primera se quedó con la mitad del dinero proveniente de la posesión “Gavilán”, la oficina, la casa y todos sus bienes; la otra “Gavilán” comprada a las señoras Vegas,   “La Guadalupe y todos los cafetales existentes en el terreno, “La Perinola”, “La Llanada” y “Los Budares”, conjuntamente con todas las bestias expresadas en la herencia.
A la otra heredera se le dio la suma de la mitad de la valuación de los derechos de la otra posesión “Gavilán”, la hacienda “Landa”, la posesión “Potrero del Medio”, el terreno de “Vega”, donde estaba construida la oficina de café y todos los demás edificios, así como parte de las bestias y reses heredadas.
En el documento agregaba que el señor Encarnación León, encontró minas en diferentes puntos de sus posesiones y adquirió los derechos consiguientes, pero al no serle posible fijarles valor cierto, no lo colocó en el documento de la herencia, aclarando que desde ese momento establecerían lo que le correspondiese por mitad.
Posteriormente, los Ochoa se erigieron como uno de los grupos económicos más importantes de la localidad.  Adquirieron bienhechurías de café situadas en terrenos comuneros y compraron parcelas lindantes entre Carrizal y San Antonio.
El proceso de adquisición fue el siguiente: el 16 de septiembre de 1916, Exaltación Ochoa, vecino de Carrizal, obtuvo la redención de un terreno ubicado en el sector “Las Minas” y se denominaba “Las Marías”, en donde había unas arboledas de café que le compró a su padre Santos Ochoa.  A su vez, Santos Ochoa compró a su hijo Ignacio Ochoa la mitad de la hacienda “La Guadalupe” el 7 de noviembre de 1919, que éste había adquirido a particulares y no a la comunidad de San Antonio.
Los propietarios de los terrenos de Carrizal, eran pequeños agricultores que iban ocupando los terrenos situados en el pueblo e iban delineando el mismo. Eran extensiones en las cuales construían una casa con su huerto para el autoconsumo y en el resto eran arboledas de café, algunas con otras casitas de bahareque y tejas, propias para habitación y comercio en algunos casos.

El caso de Santos Ochoa fue diferente, ya que el adquirió el terreno de “Las Marías”, pero también compró posesiones lindantes como la hacienda “La Guadalupe” y “El Gavilán”.

Bibliografía: Desestructuración de la Propiedad Horizontal

San Antonio de Los Altos. Fernando Oduber
Publicar un comentario