martes, 7 de abril de 2015

Propietarios de las Tierras de Carrizal (I)

CARRIZAL DURANTE LA SEGUNDA DÉCADA DEL SIGLO XX
(PARTE I)



Durante la segunda década del Siglo XX, seis familias ostentaban el mayor poder económico en los Altos Mirandinos pues tenían las mejores tierras tanto en calidad como en cantidad. Estos ciudadanos fueron José Gregorio Abreu quien poseía tierras en San Diego y San Antonio y las obtuvo por herencia familiar; el General Juan Vicente Gómez en San Antonio, quien  se convirtió en el terrateniente más poderoso de Venezuela por enfiteusis que significa una relación jurídica entre dos personas mediante la cual una de ellas autoriza a la otra a disponer y disfrutar perpetuamente o por largo tiempo de sus propiedades; Virgilio Biord en San Antonio, ya que su familia las había obtenido por contrato con la comunidad antes de 1897;  Exaltación Ochoa en Carrizal, quien tenía posesiones de café desde varios años atrás; José Dolores Bello en San Antonio, por que tenía tiempo viviendo en el lugar; e Inocencia de González,  por herencia familiar.
En cuanto a Carrizal se refiere, la expansión de la propiedad territorial de la familia Biord, de origen francés, se evidencia el 18 de enero de 1907, con la adquisición por la cantidad de 1.725 Bolívares de una porción de terreno denominada “La Llanada”, cuyo dueño anterior era la señora Elvira León de Sánchez, habitante de Carrizal y las había heredado de su padre Encarnación León, terrateniente que tenía en su poder además de “La Llanada”, las posesiones “Gavilán, “Los Pintos”, “Perinola”, “La Guadalupe”, una parte de terreno en “Los Budares”, “Potrero del Medio”, y “La Carbonera”. Hay que aclarar que en esa venta, la señora León acotó en el documento suscrito, que en el mismo terreno existía una arboleda de café perteneciente al señor Calixto Pérez habitante de Carrizal, quien pagaba una pensión anual de arrendamiento de 60 Bolívares y una posesión del señor Gregorio Castillo, también habitante de Carrizal, quien cancelaba una renta de 25 Bolívares anuales.  Al adquirir la hacienda, Biord debía definir judicialmente su relación con estos arrendatarios ante el Juzgado Departamental de Guaicaipuro.
El 12 de enero de 1909, Virgilio Biord vende la hacienda “La Llanada” a la señora Luisa Agustina Lousseau, mediante un documento de venta por la cantidad de 4.000 Bolívares.  No obstante la venta ejecutada, el contrato establecía la reserva de la montaña y madera de la posesión vendida, el derecho a fundar y hacer fundar en ella plantaciones de café o en cualquier otro punto por el vendedor,   así como también cultivar un terreno de 3 hectáreas en el sitio denominado “El Pomarroso”, radicados en la misma “Llanada”. 
Igualmente, Virgilio Biord se reserva la libertad de tener en la posesión, hasta 15 reses para pastorearlas.
El día 5 de noviembre de 1912, la señora Lousseau le devuelve en venta “La Llanada” a Virgilio Biord, tan sólo por el valor de 2.000 Bolívares, la mitad de lo estipulado en el contrato anterior.
La transacción se realiza en dos partes: 1.500 Bolívares en efectivo y dos vacas americanas de color negro, una llamada “Golondrina” y la otra “Negrita” valoradas en 250 Bolívares cada una.
El día 31 de julio del año de 1916, Virgilio Biord decide finalizar una controversia que adquirió con Calixto Pérez desde el año 1907, cuando la señora Elvira León Sánchez le vendió la hacienda “La Llanada”,  con la venta definitiva del terreno de “Pasatiempo” a Calixto Pérez, culminando la disputa existente.
Posteriormente, Biord le vendió a su hijo Raúl una parte de “La Llanada” por el valor de 3.500 Bolívares, en la cual existían dos arboledas de café; la de Calixto Pérez y la otra de Santos Ochoa.
En el contrato indicaba los derechos de Raúl Biord en relación con la construcción de una acequia que cogiera media parte del agua de Quebrada Honda para su posesión y la otra parte para su padre; o sea que entre ellos se distribuirían por mitad el agua que bajaba por la quebrada.


Bibliografía: Desestructuración de la Propiedad Horizontal
San Antonio de Los Altos. Fernando Oduber
Publicar un comentario