miércoles, 8 de abril de 2015

Santísima Virgen de las Almas Consagradas

Relato de las apariciones de la
Santísima Virgen María “Madre de las
Almas Consagradas”

El día 06 de febrero de 1993, en la casa de Oración en Carrizal Estado Miranda, después de la adoración al Santísimo, salimos de la Capilla a ensayar algunos cantos a la Virgen.
A eso de las 7:20 p.m., nos llamó la atención unos destellos como relámpagos de color azul en el jardín.  Al instante todos vimos a la Santísima Virgen María posada sobre una mata de cambur a unos cuantos metros de distancia de donde nos encontrábamos; se movía, abría las manos y levantaba los ojos al cielo; la vimos bajo diferentes advocaciones.
Su  figura  de  tamaño  natural, muy resplandeciente, iluminaba todo el bosque con luz blanca y azul muy tenue.
Una hermana que dudaba, al querer acercarse para asegurarse de lo que veía, sintió una voz que le dijo: “No lo hagas”.  Luego la virgen pidió a esta hermana que nos arrodilláramos porque nos iba a bendecir.  Vio como se puso de rodillas, levantó sus manos y nos bendijo.
Seguimos rezando y fue cuando vimos desprenderse una estrella del manto de la Virgen que cayó en tierra.
La Virgen estuvo allí hasta las 5:45 a.m., del día 7 de febrero.
A las 11:00 a.m., y sin hacer ningún comentario al respecto, nos acercamos al sitio de la aparición y pudimos ver que todo estaba cubierto de escarcha plateada
Al  día  siguiente, en  la limpieza de la casa, se  encontró escarcha  de todos los colores en el piso, en los cuartos y en las paredes.  Las rejas estaban  cubiertas con un polvo plateado parecido al que se dio en el sitio de la aparición.
Éste fenómeno se fue extendido en las comunidades como lo había prometido en mensaje privado dado el día 09 de febrero de 1993: “Ésta manifestación se extenderá al mundo entero como una fuente de gracia y señal de mi cercanía”.
El día 19 de febrero aparición de nuevo; observamos como las estrellas pasaban delante de Ella desprendiéndose y dejando su estela al desaparecer, otras titilaban lentamente como si el firmamento se volcara sobre Ella.
Terminó su mensaje diciendo: “...Ésta es mi advocación: Virgen María Madre de las Almas Consagradas”.   Ésta vez estuvo hasta las 4:30 a.m., del día 20 de febrero de 1993.
Desde ésta fecha, Ella misma se encargó de dar a conocer su aparición a otras comunidades y congregaciones, cuyo testimonio se encuentra escrito.
En sus mensajes deja ver que éste sitio “Mi Bosquecito”, como Ella le llama “es lugar de adoración y recogimiento”.
 Sus primeros mensajes han sido para las Almas Consagradas (sacerdotes y religiosos), e invita también a los laicos a orar y pedir por ellos.
El día 23 de diciembre, en el mensaje Nº 10 expresó: “Hijitos...hijitas, en todos los lugares de mis apariciones llegáis buscándome con los ojos del cuerpo, no con los del alma y del corazón y esto hace que se disipe vuestro corazón, ¿Cómo me veréis realmente con tan poca fe?. Si disipáis vuestros espíritus impedís sentirme a vuestro lado y en vuestro corazón…”
En el mensaje Nº 11explicó su advocación: “Hijitos...hijitas, con amor y alegría os doy a conocer mi advocación, para que la deis a conocer, llenos de amor, al mundo entero.  Hijitos míos: mi corona de espigas, representa la Eucaristía que es alimento y centro de vuestras vidas.  Mi vestido blanco con estrellas, la luz que a través de mí brilla para vosotros.  Mi Rosario, cadena que os ata a Mí, camino que los lleva al Cielo.  El Corazón representa a todas mis Almas Consagradas.  La Cruz que sale de él, es la entrega incondicional de vuestras vidas.  Los Rayos, son las Gracias que a través de Mí, mi hijo Jesús derrama sobre vosotros.  Mi hijo Jesús, con los brazos extendidos y mirada fija en vuestra entrega, os recibe a todos unidos en un solo Corazón.  Os cubro con mi manto”.
“El 06 de febrero de 1994, al cumplirse el primer aniversario de su aparición, manifestó: “Hijitos...hijitas, tomad a mis más pequeños y en unión con vosotros, venid a mi Puerto de Salvación todos los viernes y entrad en recogimiento y oración, y celebrad el sacrificio de mi Hijo Amado y orad por mis intenciones.  Os tengo en mi corazón”.
Os pido, rezad y llevad el Santo Rosario, es la mejor arma contra Satanás”



Tomado de Tríptico de la Casa de Oración
de la Virgen María “Madre de la
Almas Consagradas
Publicar un comentario