lunes, 25 de mayo de 2015

Perfil de un Cronista

PERFIL DE UN CRONISTA


La palabra Cronista, hunde sus raíces en la palabra griega cronos, que significa tiempo.  La terminación “ista” equivale a cultivador.  El Cronista es el hombre o la mujer, que cultiva el arte de narrar los hechos históricos ocurridos en el tiempo y en cualquier espacio.         
El Cronista es el hábil tejedor que maneja los hilos de los acontecimientos.  Su habilidad combina la armonía que deleita, el entretejido de la trama y de la urdimbre.  La urdidora es su pluma o su máquina o cualquier lápiz.  El cronista prepara los hilos de la noticia histórica para pasarlos a telar de la crónica rompiendo dificultades y barreras y atravesando murallas. A veces oyendo el silbido de las balas...esto ocurre con los cronistas de la guerra.  Guerras de todo tipo, que matan siempre a alguien y a veces martirizan al cronista.
El Cronista hilvana los hilos de los acontecimientos.  Escoge los colores vivos del pequeño o rico detalle anecdótico.  Selecciona la riqueza del motivo o causa histórica, que él embellece, con la agudeza y finura del artista que retoca la crónica.
El Cronista es el escultor de la historia. El Cronista plasma, disecada en palabras la historia de los hombres y los acontecimientos que nos abrazan, enmarcadas en la circunstancias de tiempo, lugar, modo e instrumentos.
El Cronista es el filósofo de la historia. El busca, en las entrañas más recónditas de los acontecimientos históricos, el por qué, la causa de los hechos.  Esa es la ocupación fundamental de su filosofía, buscar la razón de las cosas, sus causas.  No hay efecto sin causa.
El Cronista sabe que historia “est magistra vitae” (Cicerón). Si, la historia es maestra de la vida.  Aunque los hombres seamos, a veces tan torpes para aprender y por no aprendemos bien, cometemos los mismos errores...Pero el que enseña es un pedagogo y el cronista es el pedagogo permanente, que a golpes del martillo de su palabra, con cariño y con amor a la verdad, va retocando la escultura intelectual de la humanidad, transmitiendo el poder transformador de los signos históricos de los tiempos.
El Cronista es un enamorado de la única dama venerable que nos hace libres: La verdad histórica.  “La verdad os hará libres, nos revela la Biblia, ese libro sagrado donde han ido a beber su divina inspiración todos los cronistas, porque es el libro que nos revela la crónica histórica y eterna narrada, porque es el Cronista más veraz, en el eterno intento de hacernos sus hijos.
El cronista desgrana su vida, haciendo honor a la verdad histórica; está muy cerca de Dios, porque Él es la verdad absoluta y toda verdad reside en él.  DEUS VERITAS EST = Dios es la verdad. Los hombres somos más libres cuando nos acercamos más a la fuente de la verdad que es Él. Ese es el perfil científico del Cronista.
El Cronista de hoy no es un simple investigador, escudriñador y publicador de datos.  Es el custodio y guardián del medio ambiente, del urbanismo estructural, de la nomenclatura, de la cultura, del folklore, de las toponimias, de los hitos y lugares históricos y de la idiosincrasia de su ciudad, es por ello que después del Alcalde, es la personalidad más importante de su conglomerado, porque es él quien tiene la información del acontecer citadino.
Debe ser en lo posible apartidista, de recto proceder, veraz, popular, defensor pertinaz de sus convicciones y de su ciudad, de puertas abiertas a recibir preguntas y dar respuestas
Saber oír, compartir sin egoísmo sus conocimientos, no dejar pasar por alto cualquier detalle por insignificante que éste pudiese parecer, porque de las pequeñas cosas resultan las grandes.
Hay dos aspectos muy importantes para delinear el perfil del Cronista. ¿Cuáles son? Tener amor por lo que se hace y querer a su ciudad.  Porque el perfil del Cronista es el perfil de su ciudad.



            Juan José Flores
Cronista de Ocumare del Tuy


Publicar un comentario