martes, 25 de junio de 2013

Las Minas de Oro de Carrizal

CRÓNICAS DE LAS COMUNIDADES
CARRIZAL EN LA HISTORIA (V)
LAS MINAS DE ORO

 

¿Cuántos secretos guardan los verdes parajes solitarios de la fila montañosa de Santa María, donde aún quedan vestigios de viejas minas de oro  tan codiciadas por los conquistadores?
 Un espacio que a pesar de ser cuna de muchas historias y leyendas, nunca ha sido explotado con fines históricos y recreacionales, por lo que corre peligro de ser destruido dentro de poco tiempo, debido a la proliferación de invasiones.
Cuenta la cronología del nacimiento de Los Teques elaborada por el historiador Luís Alberto Adrián Serrada (fallecido) que en el año 1560 Francisco Fajardo,  “el mestizo”, se convierte en el primer invasor que entra en la tierra de la nación Teque.  “Encuentra oro en la región y Pedro Miranda inicia la explotación, con grandes beneficios.  En 1573, Gabriel de Ávila puebla las minas de Fajardo, dándole el nombre de Minas de Nuestra Señora. Se establecen las primeras encomiendas.
Otro brillante cronista, Lucas Guillermo Castillo Lara, dice en su libro “Una tierra llamada Guaicaipuro” lo siguiente: “Por todos estos contornos se extrajo oro.  El metal alucinante fascinaba la ambición”.
 Cuando Fajardo descubrió minas de oro en los altos, las invasiones no se hicieron esperar.  Por todos lados se encontraba oro.  En el río San Pedro,  en las minas de San Antonio, en la quebrada del Oro, al costado de Pipe, cerca de Carrizal.  Al oeste de Los Teques.  Y cita:” Antonio Barbudo en su Relación de 1570-1575, hablando de Caracas y de su región circunvecina asienta: “Había en el pueblo como cincuenta o sesenta vecinos.  Es tierra fértil y muy sana, y de ricas minas de oro subido, que pasa de 23 quilates.  Los vecinos son pobres y los indios sirven mal por ser muy belicosos.  En todas las sierras hay muchas minas.”
De todas estas cosas hablan las veredas de Santa María,hoy apenas quedan vestigios de lo que fue una zona de explotación aurifera que sólo abarcó medio siglo, pues los yacimientos rápidamente se empobrecieron.
Para llegar al lugar hay varias rutas.  Se puede llegar por el sector Las Aguaditas del Municipio Carrizal, por la zona de Los Vecinos y por La Llovizna.  También se llega por Potrerito I y II, pero estos caminos deben ser tomados por personas conocedoras de la ruta y preferiblemente en grupos grandes y preparados para la excursión.  Otra vía de acceso es el sector Matica Abajo, tomando el trayecto que lleva a la Cueva del Indio.  Desafortunadamente tenemos que advertir que ese recorrido es peligroso debido a la escasa vigilancia policial y proliferación hamponil, por lo que le recomendamos tomarlo con precaución.
La extracción de oro se inicia abriendo un hueco o túnel corto llamado socavón que va siguiendo la veta de pirita y calcopirita (sulfuro de hierro y cobre), hasta llegar a la roca que contiene el mineral que luego es triturado y pasado por agua; se tamiza rústicamente con un lienzo y se  sacan los trocitos de oro .
Actualmente se encuentran a la vista alrededor de unas 20 entradas de minas que han sido hoyadas por recientes visitantes esperanzados por encontrar restos del mineral.
La fundición de oro se hacía de manera rudimentaria con carbón mineral utilizando un caldero o crisol de fundición de donde sacaban los lingotes.
Este rincón geográfico es un sitio digno de visitar no  sólo para respirar aire fresco y admirar la belleza de nuestros paisajes primigenios, sino para aprender más de nuestra historia.







































Publicar un comentario