viernes, 19 de septiembre de 2014

Bol. 11 / Ene. ´03. 23 de Enero.

23 DE ENERO DE 1958


    
Fueron muchas las esperanzas puestas en los gobiernos que dirigieron a Venezuela después del 23 de enero de 1958: trabajo y tierra para el campesino, apoyo para la pequeña y mediana industria, vivienda digna, auxilio a la clase media y a la clase trabajadora, mejora a la educación y a la salud, ascenso social, etc.   Realmente se inició un proceso unitario cuyos principios apuntaban en la dirección correcta.  Sin embargo, con el devenir de los distintos períodos gubernamentales, la situación fue empeorando y las promesas democráticas fueron quedando relegadas.
Se permitió sin límites, la invasión de los espacios verdes alrededor de los grandes centros urbanos, creándose en estos cuarenta y cinco años, inmensos cordones marginales, enormes cinturones de miseria, viveros de delincuentes de toda ralea, prostitución, venta, tráfico y consumo de drogas, enfermedades venéreas de toda índole, sida, pobreza crítica total y un sin fin de otros males.




           
Aún hoy esperamos que el proceso de cambio iniciado, pueda desconcentrar las principales ciudades del país y que se ataque la inseguridad; que se aplique la justicia a los delincuentes sociales; que se inicie un gran movimiento con todos los ciudadanos que quieran trabajar para sacar este país adelante.  Hoy día, el 23 de enero sigue siendo una esperanza.
Publicar un comentario