jueves, 19 de febrero de 2015

Bol. 15 / Año ´03. Día Mundial de no Fumar



Qué le sucede al fumador luego de algunos años:
Le sobreviene dificultad respiratoria, asma, tos persistente, obstrucción de los alvéolos pulmonares, mucosidad abundante con nicotina de olor nauseabundo, enfisema y riesgo de cáncer del pulmón, tráquea, esófago, estómago, huesos, paladar, fosas nasales, oído, mamas, labios y dedos; arteriosclerosis, infarto al corazón, pulmones, cerebro y músculos; bursitis, trombosis, flebitis, otitis y gastritis, entre otras.

Cuando recordamos a los fumadores el mal que se hacen y que hacen a quienes los rodean, responden sin mucho pesar: “…de algo nos vamos a morir…”. 
Eso es verdad.  Sólo que los fumadores no se mueren de un solo golpe.  Agonizan durante años y con ellos sus familiares y amigos, quienes en un inútil esfuerzo de proporcionarles un poco más de vida, gastan lo que tienen y lo que no tienen, pero lo que se hace es alargar la agonía del paciente.  Algo sado-masoquista.  ¿No cree usted?

Por su vida y la de los que le rodean ¡Haga un esfuerzo, deje de fumar!
Publicar un comentario