lunes, 23 de marzo de 2015

Junta Comunal de Carrizal. (III)

JUNTA COMUNAL DE CARRIZAL
ACTA Nº 3

En el número anterior de este Boletín les anunciamos que escudriñaríamos las sesiones 2 y 3 del Libro de Actas de la Junta Comunal del Municipio Carrizal, correspondientes a los meses de septiembre y octubre del año 1895, pero por razones de espacio sólo analizaremos la sesión Nº 2.
            A tal efecto, en el pueblo de Carrizal, una de las parroquias que formaban parte del antiguo Cantón de Caracas, sitio de arraigadas costumbres, de maravillosos cultivos de hermosas flores y aromático café, el día 09 de septiembre de 1895, se reunieron los ciudadanos Francisco Pérez Carias, Fernando Pérez, Ricardo Valero y Emilio Díaz, en el salón municipal con el objeto de instalar la nueva junta provisoria nombrada por el Concejo Municipal en fecha 31 de agosto de 1895. 
            Procedieron a dar cumplimiento a lo ordenado en la Ley Orgánica del Poder Municipal del Estado Miranda y resultó electo como Presidente el General Francisco Pérez Carias, hombre de recio carácter, gran disciplina implantada por su condición de militar, combatiente en más de una revolución, de muy buena pluma y conocimientos, que lo llevó muchas veces a ocupar cargos en el gobierno regional; padre además, de un hijo ilustre de Carrizal como le fue el monseñor Rafael Pérez León; como Secretario Interino quedó electo Pedro Avilán.  Estos ciudadanos aceptaron el cargo y prestaron el juramento de Ley.
            Acto seguido exigieron del presidente anterior, cuenta de los fondos que existían y oficiaron al recaudador  del  municipio  para  que  rindiera las cuentas del último trimestre;  el sobrante que hubiera lo destinarían a tres obras que eran muy importantes: la cárcel, la casa municipal y la casa del cura de la parroquia.
            Los trabajos de la cárcel y la casa municipal estaban algo adelantadas y se exigía su pronta edificación ya que lo poco que se había construido se estaba desmejorando por los embates del tiempo; a su vez había una casa desocupada y la nueva directiva de la Junta Comunal solicitó a los miembros en esa Sesión, alquilarla si lo creyeren conveniente, para entregársela al cura de la parroquia, solicitud que fue apoyada y aprobada por unanimidad.
            Era tan importante y había tanta premura en la construcción de la cárcel, que el Sr. Ricardo Valero, integrante de la junta provisoria, propuso que se nombrara una comisión para que se activara y se inspeccionara el trabajo de la misma, por lo que se autorizó al General Francisco Pérez Carias, Presidente de la Junta, para vigilar y proceder a su ejecución.
            Las buenas posibilidades económicas de la  del General Pérez Carias, le daban el aval para ser una de las personas más importantes de toda la región de los Altos Mirandinos. Años después de morir su esposa Edelmira León en 1885, el general contrajo nuevas nupcias; en esta oportunidad con una joven nativa de Carrizal, sobrina del benefactor del pueblo José Manuel Álvarez de nombre Isabel Álvarez.

            En el próximo número ampliaremos esta información y examinaremos la Sesión Nº 3.
Publicar un comentario