lunes, 2 de noviembre de 2015

San Juan Bautista de Carrizal (II)

TÍTULO II
SAN JUAN EL BAUTISTA

 
San Lucas narra en su evangelio que María, luego de la anunciación por parte del Ángel Gabriel, fue a visitar a Isabel su prima, quien también estaba gestando y se encontraba ya en el sexto mesFue relativamente sencillo para San Juan el Bautista establecer los seis meses previos al nacimiento de El Mesías, lo cual ocurriría al rededor del 24 de diciembre. San Juan lo sabía, era el precursor de El Mesías llamado Jesús. La Sagrada Escritura dice que Juan el Bautista es el precursor de Jesús. Y como  sumo sacerdote en la época del Nuevo Testamento, el pasó mediante el bautismo todos los pecados del mundo a Jesús. De la infancia de San Juan nada sabemos. Tal vez, siendo aún un muchacho y huérfano de padres, huyó al desierto lleno del Espíritu de Dios porque el contacto con la naturaleza le acercaba más a su misión. Vivió toda su juventud dedicado nada más a la penitencia y a la oración. Se estaba preparando para el momento supremo del bautizo del Cordero de Dios.
Como vestido sólo llevaba una piel de camello, y como alimento, aquello que la Providencia pusiera a su alcance: frutas silvestres, raíces, y principalmente langostas y miel silvestre. Solamente le preocupaba el Reino de Dios.  ¿Por qué Juan vivió sólo en el desierto, vistiendo pieles de camello? Para asumir el alto sacerdocio y como el representante del ser humano, Juan el Bautista debía prepararse debidamente. Juan el Bautista pasó los pecados del mundo a Jesús para nuestra salvación. San Juan Bautista es especial dentro del santoral católico.  Lo paradójico del asunto es que el 24 de junio se celebra la fecha del nacimiento del Bautista, que en realidad no debería festejarse porque a los Santos siempre se  le recuerda el día de su muerte. San Agustín hace la observación de que la Iglesia celebra la fiesta de los santos en el día de su muerte, pero que en el caso de San Juan Bautista, hace una excepción y le conmemora el día de su nacimiento, porque fue santificado en el vientre de su madre.  La vida de san Juan Bautista está llena de enseñanzas prácticas que no caducan con el paso del tiempo. Desde su nacimiento hasta su muerte, la trayectoria de Juan es ejemplar y hoy, dos lecciones de vida resuenan con especial fuerza: su valentía y humildad.  Incluso, de él, el propio Jesús dijo: “…Entre los nacidos de mujer, nadie ha sido mayor que Juan el Bautista…”
El nombre Juan procede del hebreo Yo-hasnam, que significa Dios con nosotros.  Otra etimología cercana es Jo-hanan y jo-hannes, que significa Dios está a favor mío.
Por todo lo expuesto, la noche del 24 de junio es la noche de San Juan, con lo cual se heredaron una serie de prácticas, ritos, tradiciones y costumbres cuyos orígenes se encuentran en Europa y desde allá llegaron a América.



Publicar un comentario