martes, 8 de diciembre de 2015

Cuatro Documentos Fundamentales de Carrizal (VI)

RAFAEL ENCARNACIÓN PEREZ LEON
“Hijo Ilustre de Carrizal”
Por: M.M.V.

“Prelado Doméstico de su Santidad” fue máxima jerarquía eclesial, de ese niño nacido en Carrizal un 26 de julio 1884, en el seno de una familia conformada por el General Francisco Pérez Carias y Doña Edelmina Enriqueta León de Pérez y sus cuatros hijos: Margot, Cecilia, Luisa y Jorge.
Rafael Encarnación, como en todo niño normal, su infancia transcurre entre su escuela primaria de Carrizal, constantes viajes a la finca en Tácata y a los pueblos vecinos de Los Teques, San Diego, Paracotos y Charallave, el juego con los jóvenes de su época y la asistencia a los cultos dela religión de sus padres, donde los párrocos de Carrizal, Prebístero Fonseca y Cabrera, le insufla de cristianismo militante que se transforma en vocación sacerdotal; le lleva al Seminario de Caracas, se ordena sacerdote el 17 de enero de 1909 y dice su primera misa el 02 de enero de 1909 y dice su primera misa el 02 de febrero en el templo de San Juan Bautista en su pueblo natal.
En su largo y fructífero peregrinaje apostólico el Padre Pérez león realizó una gama de actividades de la más variada índole tales como:
- Párroco de Charallave, Ocumare del Tuy, Los Teques, Carrizal, Catia, Paracotos, San Diego y Tácata.
- Periodista fundador de los periódicos “El Centinela” en Charallave (1916), “La Voz Parroquial” en Ocumare del Tuy.
- Cofundador de hospitales con las Hermanas Religiosas Agustinas entre las que contó la Hermana María de San José, recientemente elevada a los altares por su Santidad Juan Pablo II.
- Fundador de escuelas Parroquiales: “Pío X” de Charallave, Escuela de Música, donde se formaron los primeros músicos de la banda del pueblo, entre los que figuraron: Eulogio Serrano, Evencio Gamez, Oscar Arocha, Arístides Velásquez, Marianote González, Rafael Blanco y Enrique Pérez.
- Crea instituciones culturales que hoy día constituyen joyas del folklore mirandino como lo son los Cofrades del Santísimo Sacramento de Charallave y la delos Indios Coromotanos en Ocumare del Tuy.
- Rescata reliquias históricas y les da el sitial que corresponde, como los casos del rescate delos resto de quien fuera “La Trompeta de Oro del Libertador, Coronel Juan de Dios Agraz en Villa de Cura y su trasladó con toda solemnidad y su colocación en la Catedral de Maracay de la cual fuera Monseñor su Vicario; el rescate y remodelación de las estructuras barrocas de las iglesias de san Diego, Tácata y Paracotos, cuya reconstrucción podemos observar en la actualidad.
El 12 de octubre de 1961, su Santidad Pablo VI, le confiere la Orden Pontificia de “Prelado Doméstico de Santidad” oportunidad en que los pueblos de Ocumare del Tuy, Tácata, Carrizal y Charallave en actos públicos lo declaran su “Hijo Ilustre”.
Después de 56 años de vida apostólica y 84 de edad, entregó su alma al Creador en Ocumare del Tuy un 27 de mayo de 1965.        
               Su vida, modelo de santidad de ciudadano ejemplar compenetrado con la problemática de la Venezuela rural, diezmada por la malaria, la pobreza, las montaneras y el bajo nivel cultural de la población fueron para Monseñor Rafael Encarnación Pérez león, el desvelo permanente de su existencia, razón por la cual el pueblo mirandino como reconocimiento a su Vitae, ha designado como epónimo, una serie de instituciones médico-asistenciales, educativas y culturales.
El Municipio Carrizal ha instituido con el nombre de su Hijo Predilecto la Orden “Monseñor Rafael Encarnación Pérez León”, presea con la cual dicho municipio premia a los nombres benefactores de la patria y la humanidad.  

 CARRIZAL Y LOS BIENES CULTURALES.
G.del C.R.

Sería demostración de ingratitud negar al ciudadano José Manuel Álvarez, hacendado y comerciante nativo de Carrizal, el acto de haber colocado la primera piedra dela Educación y Cultura de Carrizal, cuando estipuló en el momento dela donación de los terrenos del 12 de febrero de 1827 para los habitantes del lugar, que su primera condición comprendía que los padres de familia contribuyeran con una mínima cuota para establecer  una Escuela, donde los niños aprendieran a leer, escribir, rezar y poseer las bases de un oficio o profesión, lo cual ratificó nuevamente cuando entregó formalmente la tierra 1828.
De aquel entonces al presente, la tarea para distribuir la Educación y los bienes Culturales ha sido lenta y dificultosa, debido a inconvenientes del poblamiento disperso, aunque provechoso en el casco Histórico, el menos afectado hasta mediado del presente siglo; en lo sucesivo se han podido aprovechar la concentración humana, las vías de comunicación y otros recursos, para la extensión Educativa y Cultural.
En esta época en la que sólo hablamos de globalización, vemos con suma preocupación que el magnetismo que nos envuelve con ese admirable mundo de la cibernética y la ciencia, va dejando atrás los valores éticos y morales que son los que en definitiva nos ayudan a subsistir con la armonía que como pueblo hemos desarrollado a todo lo largo y ancho de nuestra historia.
Revisando el inventario de recursos humanos, nuestro regocijo no tiene fin, ya que estamos invadidos de un potencial útil y valioso. Imaginemos por un instante en lo cultural, que comienza la actuación desde el sector Gran Colombia, de donde se desprende el baile con las danzas Mayemayán, encontrándose con las danzas de Ana Blanco, sigue su camino hasta conseguirse con el grupo Abuela Julia de Las Aguaditas y la alegría es mayor, cuando se topan con los Diablos Danzantes, de José Manuel Álvarez, siguen el trayecto hasta donde ya están los teatreros demostrados con su arte su saber, y pare usted de contar, cuando todos los grupos de música entona sus rítmicos cantos dando término a una hermosura expresión del espíritu colectivo.
En la Educación, más de veinte (20) planteles insertan en sus programas el Folklore y dan acceso a nuevos bienes provenientes del medio o de la creatividad  del común y delos interactivos del ámbitos pedagógico. La Escuela, madre de al cultura, tienen en carrizal una misión arduo, pero digna de vigorizar y exhibir.     

  
CARRIZAL:
MORADA DEL CLIMA APETECIDO.
A.L.V.
* Los primeros moradores
** Se quedaron para hacer historia
*** El Clima, la tierra, el agua, el paisaje

* Los primeros moderadores de  EL CARRIZAL, lugar situado en un costado del topo “Los Budares” (al sureste actualmente, y naciente del Municipio Carrizal del Edo. Miranda),llegaron al poco tiempo de la fundación de San Antonio de Medinacelli (1º de mayo de 1683) entre los años 1685 a 1690, deseosos de aumentar la cría de vacunos y asnos, animales obtenidos de vecinos piadosos o comprados a plazo. Respetuosos del derecho que merecían los agricultores dedicados al cultivo de maíz, trigo, tubérculos, frijoles, aliños (hortalizas), frutas, instalaron sus establos, más tarde potreros, en las orillas de la quebrada (entonces río) Mapurite, tributario de La Morita(1) o río San Antonio, con la buena suerte de contar pronto con ganado de carne, leche y carga, principal razón, para estar cerca y cuidar de sus bienes, por lo cual levantaron al lado de los corrales, humildes viviendas, posiblemente en 1690, ignorando que pisaban suelo de otro propietario. La toponimia nos ha favorecido, para recordar los apellidos de los fundadores del primer pueblo: los Orta (Horta), Hidalgo, González, Seijas, Bello, Rodríguez, todos de los recién llegados del archipiélago Las Canarias (Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas). Envejecidos papeles han confirmado nuestro criterio, con la sola excepción de carecer de los nombres de aquellos pioneros asentados en lo que antaño fue el pueblo matriz.
** En la matrícula levantada por los vecinos de San Antonio en 1742 figuran cincuenta personas, “con sus anexos” lista adjunta a una solicitud encabezada por el capitán Blas Martín de Orta y con las firmas de don Tomás de Seijas, Juan Domingo González, en la cual piden un “Capellán que viva en el pueblo, diga misa, administre los sacramentos y entierre los difuntos en la iglesia” aparece EL CARRIZAL, y en dicho sitio habitaban quince pobladores; y en la preparada en 1778 del estudio e indagación directa del párroco Manuel Antonio Fernández Feo a los seis días del mes de mayo del año referencia, viven en EL CARRIZAL los jefes de familia que siguen: Nicolás de Seijas y María Dionisia, su mujer e hijos; Nicolás de Oviedo y Cándida, su mujer; Juana Rita de Seijas (viuda) y sus hijos; José Matamoros y Mónica, su mujer; Luis Pinto e Isabel, su mujer e hijos; Francisco de Seijas (Viuda) y sus hijos; Feliciana Pérez (viuda) hijos y esclavos; Ignacio Álvarez y Ana Francisca su mujer, hijos y un esclavo; Juan José Seijas y Rosalía, su mujer e hijos; Isabel María de Carpio (viuda) y sus hijos; José Francisco Martínez y Bárbara, su mujer e hijos; José Dionisio González e Isabel María, su mujer e hijos; Fermín González y María Francisca, su mujer; Antonio Hernández y María, su mujer e hijos; Juan de Seijas y Nicolaza, su mujer e hijos; Francisco de León (viudo) y sus hijos; José Perdomo y María, su mujer e hijos; José Marrero y Josefa Antonia, su mujer e hijos; Juan José Terán y Juana María, su mujer e hijos y nietos; Juan Hernández y Juana Francisca, su mujer; Juan Francisco Seijas y Maria, su mujer e hijos; Domingo Antonio Seijas y Ana María, su mujer, hijo y un agregado; Juan José Seijas y Maria, su mujer e hijos; José Seijas y Francisca, su mujer e hijos; Juan Antonio Seijas y Petrona, su mujer; Bonifacio Pérez (viudo); Miguel Vicente y María Petronila, su mujer e hijos; Félix Antonio Bermúdez y Ana del Rosario, su mujer e hijos; Bárbara Hidalgo (viuda) e hijos; Manuel Perdomo y María Antonia, su mujer e hijos; Francisco Perdomo y maría de la Soledad su mujer e hijos; María Manuela Pérez (viuda) y sus hijos, cuatro esclavos y dos agregados; Andrés Camejo y Rosalía, su mujer e hijos; Antonio de Armas y Josefa, su Mujer e hijos; Domingo Martín Morin y Maria del Rosario, su mujer; Antonio Gamez y Maria Cecilia, su mujer e hijos. Como hecho muy particular, debemos mencionar, que es la primera vez, que se inserte el listado completo de carrizalenses (carrizaleños) reservada para la Historia de Carrizal.
*** Apetecible, preferencial, sugestivo y perfil definitorio, la niebla, la temperatura grata, la brisa fina y mansa, la cálida presencia del sol del mediodía, le dan al clima una pompa de singular dulzura y poderoso atractivo que se hace risueño bajo las mantas o al amparo de las frondas, entre flores, frutales y a los amarillos del árnica, de la tara y del diente de león, o brusca al caer los goterones de lluvia; y el suelo fecundo evoca a los glebatarios al paso de los caballos y de los arreos, y el agua frígida, saltando de los manantiales con musicalidad apenas audible, pero artística en las humedades. Y el paisaje, maravillosa expresión de una geografía sorprendente, quebradiza, siempre llena de verdor y de fragantes olores de gamelotes recién cortados. Son incomparables aunque impetuoso los paisajes del cielo y tierra.



(1) Para algunos hidrólogos, La morita es un afluente del río San Antonio.
Publicar un comentario