lunes, 15 de septiembre de 2014

Bol. 9 / Nov. ´02. La Gota Verde

LA GOTA VERDE




            Todos tenemos características que nos hacen únicos ante una sociedad en la que de una u otra manera formamos parte.  ¿Pero que sucede si un integrante de dicha sociedad atenta en contra de una propiedad ajena?;  de seguro que la familia que la habitaba se ve perjudicada por la acción de ésta persona que por su ignorancia u otros motivos, no le importa el malestar o agravio que le pudiese causar.  Igual como sucede en ésta situación, a todos nos puede pasar, que diariamente indistintamente a nuestros valores y costumbres, caigamos en el mismo error sin darnos cuenta, bien sea por desconocimiento o indiferencia.  Y me estoy refiriendo  al  ambiente  que  nos  rodea,  el  que  a veces ni notamos aún siendo el que nos permite vivir por la perfecta interacción de todos sus elementos.
            Para explicar un poco mejor,  éste ambiente que nos rodea es agredido constantemente por nosotros, personas que inevitablemente nos encontramos ligadas a él; y en el que uno de los casos pudiese ser que desconozcamos en qué momentos lo dañamos o que lo hagamos con premeditación, auque para aclarar que éste segundo caso, sea consecuencia de no tener claro o conocer el delicadísimo equilibrio al que están sujetas nuestras vidas y la de nuestro planeta.
            El equilibrio que existe en la naturaleza, es algo así, como una máquina muy compleja se le saque un tornillo.  Poco a poco se va descuadrando hasta que ya no pueda cumplir las funciones para las que fue hecha. 
            El tema de nuestro ambiente, es más amplio que todo lo que nos rodea, y los invito a seguirnos para que descubran qué tan protagónico puede ser nuestro papel para la vida y el mundo en el que nos desenvolvemos.

                                   Mª Teresa Camargo
FUNDAOIKOS

            
Publicar un comentario