lunes, 15 de septiembre de 2014

Bol. 9 / Nov. ´02. / Un lector en Carrizal en 1846

UN LECTOR EN CARRIZAL EN 1846

               Investigando sobre el año de 1827, en la Biblioteca Cecilio Acosta, conseguí un libro de Pedro Grases: Instituciones y nombres del Siglo XIX. Editado por Seix  Barral en 1981, en Caracas. Y me detuve a su lectura.
               Para los lectores de éste Boletín les informo que: Pedro Grases es Doctor en abogacía, filosofía y letras, de España. Nació en la provincia de Barcelona y se vino muy joven a Venezuela. Es un hombre que ha contribuido en Venezuela a mejorar y ampliar el conocimiento que tenemos de nuestros grandes y desconocidos intelectuales, debido a su investigación e indagación en el campo de las letras, ya sean bibliográficas, lexicográficas, históricas o literarias
               En el libro ya mencionado él hace referencia a Francisco Michelena y  Rojas personaje singular en la historia de venezolana, nacido en 1801, denominado: “El viajero universal”. Su nombre aparece en “El primer libro venezolano de Literatura,  Ciencias y Bellas Artes”. Este libro fue publicado en Caracas en el año de 1895. En este primer volumen aparece Michelena Rojas emparentado con algunas similitudes  y coincidencias con otros ilustres viajeros, tales como Simón Rodríguez y Pérez  Bonalde.
               Grases explica lo siguiente: “En 1842 Francisco Michelena y Rojas empezó a publicar en la imprenta de George Córcer el primer cuaderno por entrega del Vol. I de sus “Viajes científicos en todo el mundo desde 1822 hasta 1842”. El primer opúsculo, de XXXVII, I h. 6 páginas comprende la dedicatoria, el Prefacio y el principio de su viaje por Oceanía. En el Prefacio hay algunas diferencias de redacción respecto al que consta en el libro. En las   cubiertas figura “la lista de los suscriptores”, en varias ciudades de Venezuela, bastante nutrida, pero en el libro impreso en Madrid, en 1843, la lista ha aumentado considerablemente y aparecen suscriptores de 26 localidades nuevas del país”.
               Continúa Grases en su texto: “La enumeración de los suscriptores a la empresa editorial es elocuente. Alcanza la cifra de 570 personas distribuidas en todo  el ámbito del país: Caracas, Maracay, Cumaná, (…/…).  Es un excelente índice, por los nombres y por la amplitud geográfica, del interés despertado en Venezuela por la obra de nuestro autor.”
               Y aparece el pueblo de Carrizal entre los suscriptores. De éste lector no tenemos pista, pero podemos especular; porque este libro en cuestión, influyó notablemente el mundo intelectual de éste siglo.
               Michelena y Rojas falleció en el 1872 en el Territorio Amazonas, “a consecuencias haberle caído encima un árbol corpulento, abatido de súbito durante furiosa tempestad, mientras viajaba enfermo, en trayecto comprendido entre Yávita y Pichimín”,según la nota de Ramón Armando Rodríguez, en el Diccionario biográfico, geográfico e histórico de Venezuela.
               Agrega Pedro Grases: “Así terminó sus días el famoso viajero, en la porfía de recorrer sin fatiga el mundo, empeño al que dedicó cincuenta años de su vida”.
               Continuaremos investigando, puede que un día de éstos, nos tropecemos con un hallazgo, todo aquel que lo hace tiene derecho a eso.


Pablo Molina
Publicar un comentario