viernes, 13 de enero de 2017

Tras la huella de Bolívar (Parte III)

TRAS LA HUELLA DE BOLIVAR
(PARTE III)
 Resultado de imagen para firma de la declaracion de independencia

Para redactar el Acta de la Declaración de la Independencia fueron comisionados los diputados Juan Germán Roscio y Francisco Iznardy, y para diseñar la Bandera Nacional, los diputados Francisco de Miranda, Lino de Clemente y José de Sata y Bussy. 
El Acta de la Independencia fue leída y aprobada por el Congreso Nacional el día 7 de julio de 1811, publicada el 14 del mismo año, asentada en el libro de Actas del Congreso y firmada por los Diputados el 17 de agosto de 1811.
Las primeras reacciones realistas en contra de la Independencia de Venezuela ocurrieron en Maturín, Cumaná y Valencia; pero luego del terremoto del 26 de marzo de 1812, Simón Bolívar que defendía la plaza de Puerto Cabello, cae en poder de los realistas, debido a una traición organizada por Rafael Hernández y un grupo de prisioneros.
Después de la caída de Puerto Cabello, se firma la capitulación de San Mateo, el 25 de julio de 1812, en la que Domingo Monteverde se compromete a: “...Respetar la vida y los bienes de los venezolanos, a no juzgar ni apresar a las personas que habían participado en la revolución, a otorgar pasaportes a todo aquel que quisiera salir del país y a dar libertad a los prisioneros...”.  
La Primera República se inicia con los hechos acaecidos el 5 de julio de 1811, con la Declaración y Firma del Acta de la Independencia de Venezuela, y terminó el 25 de julio de 1812, con la Capitulación de San Mateo.
Monteverde no cumplió su compromiso con la capitulación.  Francisco de Miranda fue encerrado en la prisión de La Guaira, luego trasladado al Castillo de Puerto Rico y por último, llevado a Cádiz, donde murió en el Castillo de las Siete Torres, del arsenal de la Carraca, el 14 de julio de 1816, a la edad de 66 años de edad.
Las causas de la pérdida de la Primera República fueron: El escaso respaldo que el pueblo le prestó al gobierno formado después de los sucesos del 19 de abril de 1810.  La tolerancia que caracterizó a los jefes patriotas, quienes trataban de evitar el derramamiento de sangre.  Agravamiento de la crisis económica, al emitirse una gran cantidad de papel moneda sin respaldo y que no fue aceptada por el pueblo.  El terremoto de 1812, la pérdida de la plaza de Puerto Cabello y pugna entre Francisco de Miranda y la oligarquía criolla...

EL DECRETO DE GUERRA A MUERTE

 El Decreto de Guerra a Muerte, es una proclama emitida por Simón Bolívar el 15 de junio de 1813, en la ciudad de Trujillo, cuando venía en su gira triunfal hacia Caracas, en la Campaña Admirable, cuando a la cabeza de un ejército poco numeroso, limpia de enemigos las márgenes del río Magdalena, toma en febrero de 1813 la Villa de Cúcuta e inicia en mayo la liberación de Venezuela.  La serie de combates y de hábiles maniobras que en tres meses le condujeron vencedor desde las fronteras del Estado Táchira hasta Caracas, conde entra triunfal el 6 de agosto, le merecen en realidad el nombre de la Campaña Admirable.
La Guerra a Muerte existía desde los albores de la Independencia; sin embargo, Simón Bolívar al decretarla, pretendió crear el sentimiento patriótico en los americanos, realzando el valor de la guerra por mantener una patria unida y libre, y darle carácter internacional a la guerra, para que los americanos tuvieran conciencia que la guerra de independencia era una lucha de América contra Europa.

RESUMEN DEL HISTÓRICO DEL DOCUMENTO

Resultado de imagen para decreto de guerra a muerte


“Todo español que no conspire contra la tiranía a favor de la justa causa, por los medios más activos y eficaces, será tenido por enemigo, castigado como traidor a la patria y en consecuencia, irremediablemente pasado por las armas. Por el contrario, se concede un indulto general y absoluto a los que pasen  nuestro ejército con sus armas o sin ellas;  a los que presten auxilio a los buenos ciudadanos que se están esforzando por salir del yugo de la tiranía.  Se conservarán en sus empleos y destinos a los oficiales de guerra y magistrados civiles que proclamen al gobierno de Venezuela y se unan a nosotros; en una palabra, los españoles que hagan señalados servicios al estado, serán reputados y tratados como americanos”.
”Y vosotros americanos, a quienes el error y la perfidia os ha extraviado de la senda de la justicia, sabed que vuestros hermanos os perdonan y lamentan sinceramente vuestros descarríos, en la íntima persuasión de que vosotros no podéis ser culpables y que sólo la ceguedad e ignorancia en que os han tenido hasta el presente los autores de vuestros crímenes, han podido inducirlos a ellos.  No temáis la espada que viene a vengarnos y a cortar los lazos ignominiosos con que os ligan a la suerte vuestros verdugos”.
“Contad con una inmunidad absoluta en vuestro honor, vida y propiedades.  El sólo titulo de americanos será vuestra garantía  y salvaguardia.  Nuestras armas han venido a protegernos, y no se emplearán jamás contra uno solo de nuestros hermanos”.
 “Esta amnistía se extiende hasta a los mismos traidores que más recientemente hayan cometidos actos de felonía y será tan religiosamente cumplida que ninguna razón, causa o pretexto será suficiente para obligarnos a quebrantar nuestra oferta, por grandes y extraordinarios que sean los motivos que nos deis para excitar nuestra animadversión”

 “Españoles y Canarios, contad con la muerte, aun siendo indiferentes si no obráis activamente en obsequio de la libertad de América.  Americanos, contad con la vida, aún cuando seáis culpables”....
Publicar un comentario