viernes, 13 de enero de 2017

Tras la huella de bolívar (Parte VII)

TRAS LA HUELLA DE BOLÍVAR
(PARTE VII)


Una vez resuelto el combate, Bolívar y el Ejército Patriota ocupan a Valencia.  Rápidamente dispone el Libertador las operaciones sobre Puerto Cabello, en persecución de La Torre.  Deja a Mariño al frente del ejército y acompañado de José Antonio Páez y del batallón de su guardia, se dirige a Caracas de donde había salido en busca de gloria, siete años atrás y es recibido con un júbilo indescriptible con la antorcha de la libertad y de la independencia suramericana encendida.
Refugiado en Puerto Cabello, el ejército español, es acosado por el general José Antonio Páez quien lo asalta, obligándolos a abandonar a Venezuela definitivamente, mientras que Simón Bolívar, reorganiza el gobierno y marcha por Barquisimeto, Trujillo y Maracaibo, hacia la Villa del Rosario de Cúcuta, con el propósito de organizar la Gran Colombia y proyectar la Campaña del Sur, logrando la autorización del Congreso Colombiano y cuando emprende la campaña, deja el gobierno en manos del vicepresidente Francisco de Paula Santander.
Resultado de imagen para gran mariscal de ayacucho
Mientras Sucre se ocupa de los asuntos militares en Guayaquil y logra el armisticio por tres meses, Bolívar opera y lucha en Pasco, región que para entonces estaba dominada por el realista Basilio García.  El 7 de abril de 1822, el ejército patriota al mando de Simón Bolívar, los derrotó nuevamente inmortalizándose en esta Batalla de Bomboná, el patriota Pedro de León Torres;  y más tarde, el 24 de mayo del mismo año, se celebra la Batalla de Pichincha, lográndose con esta gesta, la independencia de la Provincia de  Quito, República del Ecuador, incorporándose inmediatamente a la Gran Colombia.
El 27 de  julio de 1822, se celebra la entrevista de Simón Bolívar y el general José de San Martín, estadista y Libertador de Chile, en Guayaquil, y en la misma se trataron entre otros puntos, el Sistema de Gobierno, Tratado de Alianza y Límites con Colombia y Perú.  Después de la histórica entrevista, San Martín se traslada al Perú donde renuncia al gobierno ante el congreso y de esta manera, deja la libertad del Perú en manos de Simón Bolívar, quien es sucedido por una Junta de Gobierno.
El Libertador  envía auxilios desde Colombia al Perú y son rechazados.  Las tropas patriotas del Perú son derrotadas en dos oportunidades por los realistas, en las batallas de Toratá y Maquegua, lo que motivo que fuera depuesta la Junta de Gobierno.
El 6 de agosto de 1824, Bolívar derrota a los realistas al mando de Canterac, en las sabanas de Junín y hace entrega del mando del ejército a José Antonio Sucre, pero los realistas se reorganizan y lo atacan en la sabana de Ayacucho el 9 de diciembre de 1824, alcanzando las fuerzas libertadoras, una de las más resonantes victorias e irguiéndose nuestro ejército con la corona de laurel.
Antonio José de Sucre ofrece una honrosa capitulación a los realistas.  Esta se cumple en parte ya que los realistas se negaron a aceptar las cláusulas de Ayacucho, consolidándose con esta batalla, la completa Independencia de Perú.
El Congreso de Perú en sesión solemne e histórica, concede a Bolívar el título de “Padre y Salvador del Perú”, y a Antonio José de Sucre “Gran Mariscal de Ayacucho”, y acordó un voto de agradecimiento a Colombia y a su Ejercito, por las ayudas concedidas en pro de su libertad.  Pone dos millones de Pesos a la orden del Libertador, uno para él y otro para sus soldados.  Bolívar en gran acto de grandeza, acepta el de los soldados y rechaza el que a él le ofrecen.
Debido a que el general español Antonio Pedro Olañeta, no aceptó la capitulación de Ayacucho, el Mariscal Sucre marcha hacia el Alto Perú, donde estaban concentradas las fuerzas realistas, y convoca a una Asamblea que se reúne el 6 de agosto de 1825 en Chuquisaca, y proclama la Independencia de las provincias del Alto Perú, bautizando el nuevo Estado con el nombre de Bolívar, que posteriormente fue cambiado por el de Bolivia.
La Asamblea aclama al Libertador como Padre de la Patria y lo comisiona para que redacte la Constitución, mientras que Antonio José de Sucre es nombrado Presidente Vitalicio de la creciente nación, cargo que acepta por dos años;  mientras que el Libertador Simón Bolívar se dirige a Lima donde elabora el proyecto de Constitución, que al presentarlo, fue modificado y finalmente aprobado por el Congreso.
Resultado de imagen para francisco de mirandaEl Libertador siempre había anhelado la idea de formar una confederación de naciones hispanoamericanas.  En el Congreso de Angostura, ratificó esta idea.  La manifestó abiertamente en su famosa Carta de Jamaica, pero se debe recordar que este deseo tuvo su primera luz ideológica en el Precursor de la Independencia Americana, Generalísimo  Francisco de Miranda, cuando en solicitud de auxilio para la causa de la Independencia, se entrevista en Londres con el Ministro Inglés Williams Pitt, y le hace conocer sus ideas, sobre una unión de las colonias hispanas.
Después de la Independencia del Perú, el Libertador convoca al Congreso de Panamá, al que asisten representantes de Colombia, Perú, México y de las provincias unidas de Centroamérica.  Estados Unidos asiste en calidad de observador, lo mismo que Inglaterra y Holanda; evento que instaló el 22 de junio de 1826.
La Gran Colombia estaba concebida como el gran sueño del Libertador, y que gracias a la ambición y egoísmo de muchos, dura pocos años. “La Cosiata” fue un movimiento separatista que estalla en Venezuela a fines de 1825 y cuyo objetivo primordial era separar a Venezuela de la Gran Colombia.  Los promotores principales de dicho movimiento fueron José Antonio Páez y Miguel Peña, y su propósito fue logrado.  Páez fue perdonado por su acción y posteriormente nombrado Jefe Civil y Militar de Venezuela, rechazando la orden de presentarse ante el Congreso de Colombia, organismo que debía juzgarlo.
Pero, debido a la grave situación que vive la Gran Colombia para entonces, Simón Bolívar regresa del Perú y logra el apoyo de los jefes que anteriormente habían respaldado a José Antonio Páez, logrando organizar la Administración Pública y posteriormente regresa a Bogotá para contener la anarquía que se había desatado.
Publicar un comentario