lunes, 25 de agosto de 2014

Bol. 8 / Oct. ´02. Día de la Música.

DÍA INTERNACIONAL DE LA MÚSICA


Alguien señaló con mucho tino que, la música es el lenguaje del alma.  Música es la combinación de melodía, ritmo y armonía.  Es la sucesión de sonidos modulados para recrear el oído y expresar afectos y sentimientos.  La música es un arte; un universo sonoro; es el deleite ante lo sublime; es el idioma universal.  La música es un regalo celestial.  Esta hecha para tocar a la gente por fuera y por dentro.
Es extasiarse ante un concierto de piano y violín;  ó escuchar a una soprano en un “solo vocal” en óperas como “Aída” de Guisseppe Verdi ó “Carmen” de George Bizet.
La música sinfónica nos eleva espiritualmente, pero una velada de tambores afro-caribeños rememora la ontogenia y filogenia negra de nuestro mestizaje.  La música llanera recia, nos lleva a disfrutar de valores autóctonos, haciéndonos partícipes del “Spirit de Corp” venezolano.
Si queremos relajarnos del “stress” diario, nado como un buen baño tibio mientras escuchamos música suave instrumental, o en su defecto, escuchamos las cadencias de obras maestras de grandes autores  y compositores.
Se ha comprobado que el insomnio, los dolores de cabeza, las depresiones, las explosiones emocionales incontrolables, tienen cura a través de la música.  Tiene el poder de sanar el malestar del alma y el cuerpo entero.
Hay música en el viento, en el mar, en la lluvia, en la cascada o en el tintinear de las gotas solitarias de un manantial.  Hay música en la sonrisa de un bebé y paz en el “Aleluya” del Mesías de Händel.
Para muchos, música es sinónimo de baile, es acercarse sensualmente a otra persona.  Pero es mucho más que eso, la música tiene un grado creativo, conceptual y filosófico.
Es interesante ver como el cerebro humano, estructura una reacción psíquica y psicológica ante la música, sobre todo porque no se puede ver.  El sonido es algo que desaparece; no es como la pintura que es visual.  La música entra por el cuerpo y nos pone en sintonía con la “Inteligencia Infinita Universal”.

En la actualidad, sumidos como estamos en un frenesí estresante, la música constituye la terapia apropiada, además tenemos que adoptar una actitud positiva, siempre contentos, de buena cara y con una sonrisa aún en los momentos más terribles.
Publicar un comentario