lunes, 25 de agosto de 2014

Bol. 8 / Oct. ´02. La Urna de Sándalo.

LA URNA DE SÁNDALO
(IMAGINERÍA POPULAR)


…15 de diciembre de 1830. Agoniza en su lecho prestado desde hace varios días El Libertador Simón Bolívar. El Dr. Reverend hace todo lo que puede para que no sufra tanto. Mientras tanto, ya ordenó el ataúd de cedro, pues el desenlace se espera de un momento a otro.
En otro lugar de Santa Marta agoniza también, tras un penoso cáncer terminal, Antonio Rafael, el hijo de Don Antonio Lugo, hombre rico de la localidad y como última voluntad le ha pedido a su padre que lo entierren en urna de sándalo. Su padre, hace todos los preparativos y dispone de todos los detalles para cuando se presente lo inevitable.
. ..17 de diciembre, acaba de morir en la total indigencia el genio de América. Luego de la autopsia de rigor, su médico extrajo y preservó el corazón de aquel gran hombre.     
Seguidamente ordena el traslado del cadáver a la urna de cedro que había mandado a construir, pero cuán grande fue la sorpresa que debió llevar el galeno pues tres señores desconocidos, en actitud insólita y vestidos de "negro, trajeron una urna de sándalo.
A la mente de los colaboradores del Libertador, de sus amigos y su médico de cabecera llegaron a una serie de conjeturas, pues no comprendían el porqué de la urna de sándalo. ¿Sería que alguien muy rico donó esta urna? ó ¿Cambiarían los planes? ¡Deben haber recogido donativos en toda la ciudad para esta decisión póstuma! Así, fue enterrado el Libertador en la Catedral de Santa Marta.
En una carta elaborada en París y atribuida al Dr. Reverend, nos hace pensar que los hechos ocurridos en Santa Marta estaban relacionados. Se cuenta que Don Antonio Lugo jamás, encontró explicación para la urna de cedro que recibió en lugar de la de sándalo ordenada por él, para el entierro de su hijo.
Años más tarde, en 1838, alguien intentó profanar la tumba de Bolívar en la Catedral. Cuenta la imaginería popular, que los profanadores corrieron despavoridos, cuando en el lugar se presentaron tres hombres en actitud insólita y vestidos de negro y les arrebataron la urna de sándalo con su carga mortuoria, motivo de la profanación. El féretro de sándalo fue trasladado por los tres misteriosos personajes al Palacio de San Carlos en Bogotá, a una bóveda secreta.
Posteriormente, los restos del Padre de la Patria fueron trasladados al Panteón Nacional, en Caracas, SIN LA URNA de Sándalo, de la cual no se supo más nada.


Versión realizada por el Prof. Hildemaro Mago
sobre la leyenda de Luís Beltrán Reyes:
El Héroe de Pativilca.




Publicar un comentario