lunes, 25 de agosto de 2014

Bol. 8 / Oct. ´02. Día Nacional para la Prevención del Embarazo Precoz

DÍA NACIONAL PARA LA
 PREVENCIÓN DEL  EMBARAZO PRECOZ
9 DE OCTUBRE



            Prevenir para no lamentar es la consigna. El embarazo adolescente es un problema social y de salud pública. Por ello fue creada la Comisión Nacional para la Prevención del Embarazo Precoz en 1992.
Este problema trasciende la problemática de la salud y termina siendo un mecanismo de reproducción de la pobreza y la exclusión de la niña y la mujer a las oportunidades de capacitación, empleo y participación.
La existencia de un bajo uso de servicios de salud sexual y reproductiva, el alto porcentaje de madres adolescentes y el elevado número de jóvenes infectados con SIDA, son algunos de los factores de la problemática de salud.
En los países desarrollados, el 36% de la población está compuesto por jóvenes. En Venezuela, de cada 10 jóvenes entre 15 y 24 años que no trabajan ni estudian, 7 son mujeres y 4 son madres solteras. La proporción de madres adolescentes en el área educativa es alarmante.
Es que muchas veces cuando los jóvenes reciben información en temas de salud sexual y re productiva, únicamente son orientados sobre las enfermedades de transmisión sexual, pero no en torno a la sexualidad. La desinformación y el miedo hacen pensar a los jóvenes que el riesgo de fecundación no está para ellos sino para los demás.
Las consecuencias para una joven que pasa por este trance, suele ser desastrosa en nuestra sociedad, ya que pasa a ser repudiada por el coautor del embarazo, por la familia, por la escuela y se ve obligada a suspender muchas de sus actividades para ingresar prematuramente en la tarea de la supervivencia, y este problema se agrava entre las adolescentes iniciadas sexualmente, que viven en estado de pobreza.
Como salida a la problemática generada, entonces las jóvenes optan por tratar de resolverlo por la vía, aparentemente rápida, a través del aborto, por lo que de nuevo se genera una problemática de salud pública ya que por lo general es un aborto no aséptico, con peligro de derrames e infección y amenaza de muerte. También muere el embrión o el feto, trayendo graves consecuencias psicológicas en la joven. Otra forma de resolver es a través de un matrimonio convenido a sabiendas de que se trata de una situación forzada.
La prevención del embarazo precoz, forma parte del compromiso de los docentes, familia, sociedad, región y el Estado con las niñas y niños de hoy, para que no se conviertan en madres y padres antes de haber alcanzado su pleno desarrollo y madurez.          
Publicar un comentario